BRYAN BRYAN 101 BOT 101 SUqxW5qwrg

  • Comparte este artículo:
¿Ha sido útil este artículo?
Cargando…
  • Publicado: diciembre 17, 2014
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas. Si detecta algún error, por favor avísenos haciendo click en “Reportar un error” (más abajo en esta misma página). Mil gracias.

Las NIIF permiten tener un criterio profesional para hacer el reconocimiento de las partidas que se tratan a diario en la contabilidad, queriendo representar cada uno de los elementos de los Estados Financieros, pero sin apartarse de la definición que trae el Marco Conceptual.

“Reconocimiento es el proceso de incorporación en los estados financieros de una partida que cumple la definición de un activo, pasivo, ingreso o gasto. ”

Hablar de reconocimiento se ha convertido en un dilema para los contadores de las entidades que deben hacer un proceso de implementación. Entonces se debe tener presente la definición que da la NIIF a este concepto, que nos dice “Es el proceso de incorporación en los estados financieros de una partida que cumple la definición de un activo, pasivo, ingreso o gasto”. Incorporación de los elementos de los estados financieros que cumplen con la definición dada en el marco conceptual. Además, para complementar esto se deben satisfacer dos criterios que son: la probabilidad que cualquier beneficio económico asociado con la partida entre o salga de la entidad y que esa partida tenga un costo que pueda ser medido con fiabilidad. Reconocimiento es el proceso de incorporación en los estados financieros de una partida que cumple la definición de un activo, pasivo, ingreso o gasto.

Debe quedar claro que para hacer ese proceso de incorporación, tener en cuenta cada una de las definiciones del marco conceptual es fundamental, y es aquí donde se presenta el dilema de los contadores ya que les cuesta desprenderse de la práctica arraigada de representar en la contabilidad y presentar en los estados financieros lo que cabe dentro de una dinámica dada por un enfoque de reglas que se presentan en el Decreto 2650. Ni siquiera entran a mirar lo que el Decreto 2649 dice en cuanto a cada uno de los conceptos relacionados con estados financieros. Se enseñaron a contabilizar mecánicamente, a no pensar la contabilidad, entonces lo que debía ser aplicación de profesionalismo se convirtió en una tarea técnica.

Las NIIF con su enfoque de aplicar criterio profesional nos invitan a hacer esa incorporación de las partidas que tratamos diariamente en la contabilidad solo cuando se cumple con las definiciones que trae el Marco Conceptual y se cumplen esos dos criterios complementarios. No se trata hacer lo que más conviene, lo que el contador o los administradores creen qué es o quieren que sea. No. Y en este sentido la norma no debe tomarse ni debe prestarse para ambigüedades. El juicio profesional que se invita a aplicar debe estar en armonía con el Marco Conceptual y las definiciones son claras, las partidas que no cumplan con esas definiciones dadas no pueden reconocerse en los Estados Financieros; porque de lo contrario sí habría el espacio para que se presenten esas ambigüedades e interpretaciones amañadas que algunos quieren darle a los elementos de los Estados Financieros.

La recomendación y buena práctica que se debe arraigar entre todos los implicados con la contabilidad es tener bien claro los conceptos y requerimientos que dan las NIIF para cada una de esas partidas que se quieren representar en los Estados Financieros. Consultar directamente la norma oficial y no simples resúmenes o apreciaciones subjetivas que se encuentran ahora en internet y distintos medios.

Verificar que “un Activo es un recurso controlado por la entidad como resultado de sucesos pasados, del que la entidad espera obtener, en el futuro, beneficios económicos, un Pasivo es una obligación presente de la entidad, surgida a raíz de sucesos pasados, al vencimiento de la cual, y para cancelarla, la entidad espera desprenderse de recursos que incorporan beneficios económicos, Patrimonio es la parte residual de los activos de la entidad, una vez deducidos todos sus pasivos, Ingresos son los incrementos en los beneficios económicos, producidos a lo largo del periodo sobre el que se informa, en forma de entradas o incrementos de valor de los activos, o bien como decrementos de las obligaciones, que dan como resultado aumentos del patrimonio, distintas de las relacionadas con las aportaciones de inversores de patrimonio, Gastos son los decrementos en los beneficios económicos, producidos a lo largo del periodo sobre el que se informa, en forma de salidas o disminuciones del valor de los activos, o bien por la generación o aumento de los pasivos, que dan como resultado decrementos en el patrimonio, distintos de los relacionados con las distribuciones realizadas a los inversores de patrimonio”. Y que para que se reconozca y represente  como cada uno de esos elementos en los Estados Financieros las partidas deben tener la posibilidad de generar la entrada o salida de beneficios económicos a la entidad, además de un valor medido con fiabilidad.

Como conclusión, las NIIF permiten tener un criterio profesional para hacer el reconocimiento de las partidas que se tratan a diario en la contabilidad queriendo representar cada uno de los elementos de los Estados Financieros, pero sin apartarse de la definición que trae el Marco Conceptual y si esos conceptos están bien claros se puede dejar de lado esa contabilidad basada en reglas que hace que nuestro desarrollo como Contadores sea limitado.

Javier Mauricio Ibarra Coral
Miembro Uribe y Asociados Consultores S A S


En ACTUALÍCESE producimos y distribuimos conocimiento en temas contables, tributarios y legales. Tenemos un un boletín diario gratuito y ofrecemos una actualización permanente PREMIUM con las siguientes herramientas:

¿Ha sido útil este artículo?
Cargando…